El Vaticano despide a Paloma Gómez Borrero

Estándar

 

LA UNIÓN EUROPEA CUMPLE 60 AÑOS DE SOLIDARIDAD

MÒNICA BERNABÉ Roma @monicabernabe1

Aunque el Papa recibía este viernes en el Vaticano a los líderes europeos en calidad de jefe de Estado, se esperaba que no iba a ser muy diplomático tras el rapapolvo que ya les echó en el Parlamento Europeo hace más de dos años. Y sí, sin duda Francisco les volvió a leer la cartilla. Pero lo que nadie esperaba es que les leyera su propia cartilla. La Unión Europea “corre el riesgo de morir” sin ideales, advirtió el Papa

Los líderes europeos celebran mañana en la capital italiana el 60 aniversario de la firma de los Tratados de Roma, que supusieron el origen de la actual UE. Y lo que precisamente el Papa hizo este viernes fue recordar las palabras que en 1957 pronunciaron los fundadores de aquella primera Comunidad Económica Europea para demostrar que los actuales líderes de la UE están pisoteando sus propios principios fundacionales. Aunque ahora los conmemoren. Jorge Mario Bergoglio no les pudo dejar más en evidencia.

La Comunidad Económica Europea sólo vivirá y tendrá éxito si, durante su existencia, se mantendrá fiel al espíritu de solidaridad europea que la creó y si la voluntad común de la Europa en gestación es más fuerte que las voluntades nacionales”, leyó el Papa, parafraseando lo que el primer ministro de Luxemburgo Bech dijo el 25 de marzo de 1957, en el momento de la firma de los Tratados de Roma. Y también recordó las palabras que, por ejemplo, pronunció el ministro de Asuntos Exteriores francés Pineau, que afirmó: “Sin duda, los países que se van a unir (…) no tienen intención de aislarse del resto del mundo y erigir a su alrededor barreras infranqueables”.

Francisco se dirigió en italiano a los jefes de Estado y Gobierno europeos, desde un atril, con posado serio: “En un mundo que conocía bien el drama de los muros y de las divisiones, se tenía muy clara la importancia de trabajar por una Europa unida y abierta”, afirmó. Ésa fue la primera crítica. Hacía referencia a la gran brecha que dejó la Segunda Guerra Mundial. “¡Cuánto se ha luchado para derribar ese muro! Sin embargo, hoy se ha perdido la memoria de ese esfuerzo”, lamentó en clara alusión a una Europa en la que se vuelven a levantar barreras. Esta vez para frenar la llegada de inmigrantes y refugiados que huyen de la guerra.

“Solidaridad”, que es lo que los firmantes de los Tratados de Roma reivindicaron en su día, es lo que el Pontífice también defendió para la Europa actual como “el antídoto más eficaz contra los modernos populismos”. De hecho, es la palabra que Francisco más repitió durante su intervención. “Políticas que hagan crecer a toda la Unión en un desarrollo armónico, de modo que el que corre más deprisa tienda la mano al que va más despacio, y el que tiene dificultad se esfuerce para alcanzar al que está en cabeza”, detalló el pontífice lo que, para él, significa una Europa solidaria. “Los populismos, al contrario, florecen precisamente por el egoísmo, que nos encierran en un círculo estrecho y asfixiante”, añadió..

Muere Paloma Gómez Borrero

La periodista ha fallecido este viernes en Madrid a los 82 años. Hace solo dos semanas fue diagnosticada de un cáncer de hígado que la mantenía postrada en la cama de un hospital desde hace varios días, según ha podido saber ABC

Muere Paloma Gómez Borrero
CARMEN ANIORTE/L. DANIELE Madrid

Hace solo unos meses, recogía el Premio Iris Toda una Vida en la edición de 2016 que concede la Academia de Televisión. Con más de 50 años de carrera a sus espaldas, y cumplidos los 82 años el pasado mes de agosto, confestaba que no le gustaba el periodismo de cotilleo y que, después de que este premio hubiese recaído en manos de amigos admirados y maestros, como Jesús Hermida, Miguel de la Quadra Salcedo o Chicho Ibáñez-Serrador, se sentía «enormemente feliz de ser tan querida en esta bendita profesión». Paloma Gómez Borrero fue la primera mujer corresponsal en El Vaticano, donde cubrió la información de cuatro Papas durante tres décadas en Italia y la Santa Sede.

Hace solo dos semanas fue diagnosticada de un cáncer de hígado que la mantenía postrada en la cama de un hospital desde hace varios días, según ha podido saber ABC. Gómez Borrero falleció este viernes en Madrid a las 20.00 horas, confirmaron fuentes familiares.

Las mismas fuentes añadieron que el cadáver de Gómez Borrero ha sido trasladado al tanatorio madrileño de Tres Cantos, en donde a partir del mediodía de hoy sábado se Instalará la capilla ardiente.

Paloma Gómez Borrero, madrileña de nacimiento, desarrolló gran parte de su actividad profesional de periodista en Italia y el Vaticano como corresponsal de RTVE y Cope y estaba en posesión de numerosos premios y distinciones, además del mentado Iris, el último que recogió en vida.

Su trabajo más importante lo desarrolló en la cadena Cope, que esta noche anunciaba su fallecimiento con pesar. Hasta junio de 2012 fue corresponsal de esta emisora desde Roma-Vaticano, donde cubrió todos los grandes eventos religiosos de la Iglesia Católica.

Ella siempre recordaba que «la Santa Sede era el lugar más fácil, quizás el mayor del mundo, para trabajar». «Basta con ser humilde», declaró con un sentido del humor del que siempre hacía gala. Lo dijo en la presentación de uno de sus más de docena de libros, «De Benedicto XVI a Francisco. El cónclave del cambio» (Editorial Planeta).

Ha colaborado en buena parte de los magazines que ha conducido una buena amiga, María Teresa Campos, y en la actudalidad colaboraba con espacios de 13TV y de TVE, como en la tertulia de «Amigas y conocidas» de La 1 de TVE.

29 vueltas al mundo

Paloma Gómez Borrero dio más de 29 vueltas al mundo siguiendo los viajes del Papa. El pasado mes de noviembre los contaba con su cordialidad siempre cercana: «El primer viaje que hice fue con Pablo VI y lo último que he hecho es el cierre de la Puerta Santa con el Papa Francisco. Sigo en la brecha». Y añadió unas palabras que hoy adquieren mayor significado: «Te pueden jubilar las circunstancias: la salud, que te falle la voz o tengas que ir en silla de ruedas, bastón y comiendo sopitas».

En el mismo acto agradeció emocionada su premio a Italia, «que ha sido muy generosa» con ella, contó, y también por su acompañamiento perpetuo a su marido y a sus tres hijos. Unió en una frase lo que más amaba del planeta, su familia y su oficio: «Ellos han sido mi apoyo y mucho de lo que soy en esta profesión se lo debo a la santa paciencia de mi marido y mis hijos. La de veces que les he dejado comiendo en la mesa para irme a mandar una crónica».

Escribió varios libros de temática religiosa o gastronomía italiana

La decana de los periodistas españoles escribió varios libros con títulos como Huracán Wojtyla (1982), Juan Pablo, amigo: la vida cotidiana en el Vaticano (1996), Santas del siglo XX (1997, junto con Pilar Cambra, Ángeles Galino, Mercedes Gordon y Marta Portal), Los fantasmas de Roma (1998), y La Alegría (2000), por el que recibió el Premio Espiritualidad.

Adiós, Juan Pablo, amigo (2005), Abuela, háblame del Papa: la historia de Juan Pablo II contada para niños (2005), Dos Papas, una familia (2006), Los fantasmas de Italia (2011), De Benedicto a Francisco. El cónclave del cambio (2013), o Juan Pablo II. Recuerdos de la vida de un santo (2014), son otros de sus títulos.

También, ha publicado libros de gastronomía italiana Comiendo con Paloma Gómez Borrero (1983) y El libro de la pasta (1990), o la guía Caminando por Roma (1999). Es coautora de los libros Cocina sin sal (2004) y Nutrición infantil (2007).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s