San Jorge, patrón de Aragón

Estándar

fotonoticia_20150423141642_800

¿CÓMO SE CONVIRTIÓ EN EL PROTECTOR DE ARAGÓN?

¿POR QUÉ LA ROSA Y EL LIBRO?

La tradición de san Jorge llegará a Occidente desde Siria en el siglo XI por medio de la difusión de los propios Cruzados en su peregrinar. Pero cuando realmente se populariza es en el s.XIII cuando el dominico Santiago de La Vorágine incluye la vida del santo, y la leyenda del dragón en una compilación de relatos conocida como La Leyenda Dorada.

Página de La Leyenda Áurea. FUENTE: Arquehistoria.

Con la Leyenda dorada se inauguraba un nuevo género de relato fantástico, de caballeros, dragones, castillos, encantamientos  y princesas.

“Rey y pueblo se convirtieron y, cuando todos los habitantes de la ciudad hubieron recibido el bautismo, San Jorge, en presencia de la multitud, desenvainó su espada y con ella dio muerte al dragón”San Jorge es el héroe que se enfrenta a la bestia (símbolo del mal) y libera a la doncella con su espada, venciendo al dragón, clavándole la espada en el corazón, de cuya sangre nació una rosa, de ahí vendría la costumbre de regalar una rosa el día de San Jorge.

 

El cristianismo de San Jorge.

Después de unos años en el ejército romano, San Jorge se da cuenta que su verdadero ejército es el de Jesucristo, reparte sus bienes entre los pobres, renuncia a su carrera militar y se enfrenta a las autoridades romanas. Es de destacar que las actas del martirio de nuestro santo se perdieron y solamente podemos saber algo de ellas a partir de la tradición popular. Por tanto, nos encontramos ante el hecho que, pese a existir históricamente un martirio de San Jorge, no se pueden tomar como históricas tales tradiciones. De todas formas, dichas narraciones son un símbolo de los ideales y de las convicciones de aquellos cristianos que lo dieron todo por su fe en Jesucristo. San Jorge sufrió el martirio en la actual ciudad de Lod (Israel) a principios del año 300 en tiempo de los emperadores Diocleciano y Maximiliano. Fue el mismo Santiago de la Vorágine que en su obra “La Leyenda dorada” difundió el martirio de San Jorge.

¿Qué nos enseña el martirio de San Jorge?

Como en tantos otros relatos populares de martirios, detrás de lo que son lagunas históricas, se oculta la intuición de verdades muy profundas. Así, en el caso del martirio de San Jorge, aparece con mucha claridad, por un lado, la dimensión evangelizadora de su testimonio, y, por el otro, el ejemplo de caridad ardiente que muestra con su conducta. Joan Llopis, en el libro “San Jorge” lo explica muy acertadamente:

“El martirio es, ciertamente, un testimonio de la fe. Pero es, sobre todo, un testimonio de la caridad. La biografía popular de San Jorge se complace en destacar el hecho de la generosa distribución de los bienes a los pobres que el invicto mártir lleva a cabo antes de dedicarse a la defensa pública de la fe cristiana. Es un modo plástico de insistir en una verdad que siempre ha formado parte del núcleo esencial del mensaje cristiano: no se puede separar la fe en Dios y el amor práctico y concreto a los hermanos”.

DIBUJA LA CRUZ DE SAN JORGE. ¡Está en la bandera de Aragón!

En las estampas que se difunden sobre el santo, hay un detalle que no nos puede pasar por alto: el escudo. En él, hay una cruz roja sobre fondo blanco. En otras estampas, sale representada en el escudo del santo caballero. Esta cruz es la conocida “Cruz de San Jorge” y figura en muchas representaciones gráficas de Jesucristo resucitado, donde sale victorioso del sepulcro: “Cristus Rex”. Si hacemos un estudio del tema, podemos decir que la cruz, símbolo de derrota y de muerte, se convierte en el caso de Cristo y de sus mártires, en signo de victoria y de vida. En este caso, la cruz es signo de victoria. Hay algunos teólogos, que aprovechando que la fiesta de San Jorge cae siempre dentro del tiempo pascual, relacionan la muerte pascual del mártir con la muerte pascual de Jesús.Recordamos a san Jorge en la luz de la primavera y de la Pascua, como ejemplo en el combate contra todo dolor y toda esclavitud.

FUENTE: SANTOSPEDIA

postal5_quijote

 

La Biblia en el Quijote

ELIGE UNA DE LAS SIGUIENTES FRASES DEL QUIJOTE

índiceimages6b61d6fb02d66daff46f0c249f1a686f

c5b55920dd742263c832af8611a19a2e

images

“En fin, llegó el final de don Quijote, después de haber recibido todos los sacramentos. El escribano dijo que nunca había leído que ningún caballero andante hubiera muerto en su cama, tan sosegada y cristianamente como don Quijote, el cual, entre compasiones y lágrimas de los que allí estaban, dio su espíritu, quiero decir, que se murió”.  “Yo, William Shakespeare, en perfecta salud y memoria, Dios sea loado, encomiendo mi alma a Dios, mi creador, esperando y sin duda creyendo, por muchos méritos, que Jesucristo, mi salvador me permita compartir la vida eterna”  23 de Abril de 1616 COMENTA EL FINAL DEL QUIJOTE Y LAS ÚLTIMAS PALABRAS DE WILLIAM SHAKESPEARE.

canvas

Cervantes-Shakespeare_LRZIMA20160210_0036_11

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s