Nª Sª del Perpetuo Socorro

Estándar

Conocida en el Oriente bizantino como el icono de la Madre de Dios de la Pasión, Esta imagen recuerda el cuidado de la Virgen por Jesús, desde su concepción hasta su muerte, y que hoy sigue protegiendo a sus hijos que acuden a ella.

El icono parece ser copia de una famosa pintura de Nuestra Señora que fuera, según la tradición, pintada por el mismo San Lucas. La original se veneraba en Constantinopla por siglos como una pintura milagrosa pero fue destruida en 1453 por los Turcos cuando capturaron la ciudad.

 

Fue pintado en un estilo plano característico de iconos y tiene una calidad primitiva. Todas las letras son griegas. Las iniciales al lado de la corona de la Madre la identifican como la “Madre de Dios”. Las iniciales al lado del Niño “ICXC” significan “Jesucristo”. Las letras griegas en la aureola del Niño: owu significan “El que es”, mientras las tres estrellas sobre la cabeza y los hombros de María santísima indican su virginidad antes del parto, en el parto y después del parto.

Las letras más pequeñas identifican al ángel a la izquierda como “San Miguel Arcángel”; el arcángel sostiene la lanza y la caña con la esponja empapada de vinagre, instrumentos de la pasión de Cristo. El ángel a la derecha es identificado como “San Gabriel Arcángel”, sostiene la cruz y los clavos. Nótese que los ángeles no tocan los instrumentos de la pasión con las manos, sino con el paño que los cubre.

Cuando este retrato fue pintado, no era común pintar aureolas. Por esta razón el artista redondeó la cabeza y el velo de la Madre para indicar su santidad. Las halos y coronas doradas fueron añadidas mucho después. El fondo dorado, símbolo de la luz eterna da realce a los colores más bien vivos de las vestiduras. Para la Virgen el traje es de color púrpura, signo de la divinidad a la que ella se ha unido excepcionalmente, mientras que el maforion (velo-manto) es azul, indicación de su humanidad. En este retrato la Madona está fuera de proporción con el tamaño de su Hijo porque es -María- a quien el artista quiso enfatizar.

El Niño divino, siempre con esa expresión de madurez que conviene a un Dios eterno en su pequeño rostro, está vestido como solían hacerlo en la antigüedad los nobles y filósofos: túnica ceñida por un cinturón y manto echado al hombro. El pequeño Jesús tiene en el rostro una expresión de temor y con las dos manitas aprieta la derecha de su Madre, que mira ante sí con actitud recogida y pensativa, como si estuviera recordando en su corazón la dolorosa profecía que le hiciera Simeón, el misterioso plan de la redención, cuyo siervo sufriente ya había presentado Isaías.

En su doble denominación, esta bella imagen de la Virgen nos recuerda el centralismo salvífico de la pasión de Cristo y de María y al mismo tiempo la socorredora bondad de la Madre de Dios y nuestra.

Tenemos una tabla dorada de donde surgen: La Madre de Dios, Jesucristo, los Arcángeles San Miguel y San Gabriel con los instrumentos de la pasión. Se caracteriza el icono del Perpetuo Socorro por ser una “Virgen de la Pasión”, como más arriba se decía. Y es así, en torno a ella y a su Hijo los Arcángeles llevan los instrumentos de la pasión: La esponja, la lanza, la cruz, los clavos y la corona. También está dentro de las Vírgenes “Hodiguitria”, por la postura de la mano derecha, ya que la tiene extendida hacia Jesús, como indicando a  Jesús el camino para ir al Padre. Se le llama también la Compasiva, Eleusa, porque siente compasión con Jesús de sus hijos. Muy importante es centrar la mirada en María. Ojos grandes que miran, no a su Hijo, sino al que se acerca a ella en actitud de oración de súplica. Nos recuerdan a Dios mirando a la humanidad. En la parte de arriba del icono, en los ángulos superiores, nos encontramos con las abreviaturas: Madre de Dios, los nombres de los Arcángeles, y al lado del rostro del Niño en Griego y en Latín: Jesucristo. Todo el icono está inundado de oro, símbolo de gloria, de resurrección. La misma postura de los Arcángeles es de adoración. Con estas elementales indicaciones apreciamos el rico contenido del icono del Perpetuo Socorro. Como muchos ya han dicho ser una página puesta en madera de la Sagrada Escritura. No olvidamos la gran estrella que lleva en su frente: Dios se acerca a María, y ella nos da el fruto bendito se su vientre. La Madre de Dios, “la Theotokos” ilumina y guía a todo hombre.

Escrito por Jose en Ntra. Sra. Perpetuo Socorro

San Antonio de Padua

Estándar

¿Sabes quién era San Antonio de Padua? Lo explica Benedicto XVI

Nacido en Lisboa, en 1195, fue primero canónigo y luego franciscano. Después de intentar predicar el evangelio en el norte de África, marchó a Italia, donde San Francisco le encargó la organización de los estudios franciscanos. Gozó de enorme fama como predicador y taumaturgo. Es conocido como el “Doctor evangélico” por su forma de apoyar su enseñanza directamente en los textos evangélicos. Murió en Padua en 1231.
Ante la crisis económica el Papa pide más generosidad con los pobres
Catequesis sobre la figura de san Antonio de Padua
CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 10 de febrero de 2010.-
De sus extensas enseñanzas, el Papa destacó como actual sus exhortaciones a los ricos de su tiempo, para que no fuesen insensibles ante la pobreza de los demás.
“A principios del siglo XIII, en el contexto del renacimiento de las ciudades y del florecimiento del comercio, crecía el número de personas insensibles a las necesidades de los pobres”, explicó el Papa.
Por este motivo, “Antonio invita muchas veces a los fieles a pensar en la verdadera riqueza, la del corazón, que haciéndoles buenos y misericordiosos, les hace acumular tesoros para el Cielo”.
San Antonio de Padua
“¿No es quizás esta una enseñanza muy importante también hoy, cuando la crisis financiera y los graves desequilibrios económicos empobrecen a no pocas personas y crean condiciones de miseria?”, se preguntó, recordando que, en la encíclica Caritas in veritate, afirmaba que la economía “necesita de la ética para su correcto funcionamiento”, pero “no de una ética cualquiera, sino de una ética amiga de la persona”.
El santo “conocía bien los defectos de la naturaleza humana, la tendencia a caer en el pecado, por eso exhorta continuamente a combatir la inclinación a la codicia, al orgullo, a la impureza, y a practicar las virtudes de la pobreza y de la generosidad, de la humildad y de la obediencia, de la castidad y de la pureza”.
Predicador insigne
Explicando la vida del santo, el Papa destacó de él su labor como predicador, hasta el punto de que el Papa Gregorio VII, tras oírle hablar, le definió como “Arca del Testamento”.
A sus brillantes dotes de orador, Antonio unía las de gran teólogo; de hecho, añadió el Papa, fue él el que puso las bases de la teología franciscana que luego culminaría con Duns Scoto y Buenaventura.
En este sentido, propuso al santo como modelo a los que se dedican a la predicación, a quienes pidió que “procuren unir la doctrina sana y sólida, la piedad sincera y fervorosa, la incisividad de la comunicación”, especialmente, los sacerdotes en las homilías.
“Que éstas sean una presentación eficaz de la eterna belleza de Cristo, precisamente como recomendaba san Antonio”, añadió.
Maestro de oración
Otro de los rasgos que quiso destacar el Papa sobre san Antonio fue su concepción de la oración, “como una relación de amor, que empuja al hombre a conversar dulcemente con el Señor, creando una alegría inefable, que suavemente envuelve el alma en oración”.
“Antonio nos recuerda que la oración necesita una atmósfera de silencio, que no coincide con el alejamiento del ruido externo, sino que es experiencia interior, que mira a quitar las distracciones provocadas por las preocupaciones del alma”.
La oración, así entendida, tiene cuatro elementos: “abrir confiadamente el propio corazón a Dios, conversar afectuosamente con Él, presentarle las propias necesidades, alabarlo y darle gracias”.
“En esta enseñanza de san Antonio sobre la oración advertimos uno de los rasgos específicos de la teología franciscana, del que él fue el iniciador, es decir, el papel asignado al amor divino, que entra en la esfera de los afectos, de la voluntad, del corazón, y que es también la fuente de donde brota un conocimiento espiritual, que sobrepasa todo conocimiento”.
FUENTE: primeros cristianos
Las 10 actitudes a poner en práctica, según Cáritas, para el Día de Caridad

Ignacio Echevarría, el héroe del monopatín

Estándar
FUENTE: alfayomega Facebook de Ignacio Echeverría

Misa y skate, fe y valentía: así era Ignacio Echeverría, el héroe del monopatín en Borough Market FUENTE: RELIGIÓN EN LIBERTAD

  Ignacio Echeverría era de Acción Católica… y lo demostró con su acción ante los yihadistas”Pertenecía a un grupo de Acción Católica de adultos donde se enseña a ser fermento en la masa” y donde “se ofrece testimonio cristiano” en el ámbito en que se esté, ha explicado el sacerdote.Acción Católica (www.accioncatolicageneral.es), como movimiento de laicos comprometidos, se estableció en España en los años 20, dio muchos mártires durante las persecuciones de los años 30 y fue origen de muchas vocaciones de misioneros. Actualmente tiene presencia en casi todas las diócesis españolas, con sus ramas de niños, jóvenes y adultos.     En Las Rozas, la ciudad de Ignacio Echeverría, alzan monopatines en su honorContra el lavado de dinero  Parte de su carrera bancaria la vivió en el Banco Popular. Sus compañeros le recuerdan leyendo el Financial Times cada mañana. “Era el único”, recuerda un amigo con una risa nostálgica, citado en El País. Su trabajo consistía en adaptar directivas europeas bancarias contra la corrupción, el blanqueo y la financiación terrorista. Ignacio vigilaba y valoraba operaciones sospechosas de suponer financiación terrorista. Se pasaba las horas laborales entre papeles e investigaciones de movimientos de grandes cantidades de dinero provenientes de Yemen, Líbano, Irán o Arabia Saudí. Estaba familiarizado con las tramas y grupos terroristas y viajó varias veces a Argelia a negociar con otros bancos.Del Popular pasó al Banco Árabe Español (actual Aresbank), donde desavenencias con los directivos le hicieron renunciar. “Era un tío con las ideas muy claras, que no se callaba aunque tuviera delante un directivo con 40 años de carrera”, dice otro compañero y amigo, Paco Soler. Soler recuerda un día en el que discutió con un jefe para defender el trabajo que estaba haciendo. “Iba con sus ideas hasta el final. Por eso no me extraña lo que hizo”.Sufrió la cola del paro hasta que, hace poco más de un año, se fue a Londres, donde ya estaban sus dos hermanas viviendo. Logró un puesto en el banco HSBC. Todos los días acudía a la City londinense a trabajar. Muchas tardes las dedicaba a patinar.Recuerdo en Las Rozas Más de un millar de personas ha asistido a la concentración convocada por el Ayuntamiento de Las Rozas en la tarde del jueves. Bajo una gran pancarta con el lema ‘Ignacio gracias por tu ejemplo y solidaridad’, se ha desarrollado el acto en el que han intervenido el alcalde, José de la Uz, y Guillermo, un amigo muy cercano a Echeverría. Además se han guardado 3 minutos de silencio que han finalizado con un aplauso de casi 5 minutos.Amigos del fallecido han levantado monopatines para rendirle un homenaje mientras una decena de músicos interpretaba piezas de música clásica.En su intervención, el alcalde, emocionado, definió a Ignacio como un “hombre bueno y valiente, ejemplo y orgullo para todos”. “Que el comportamiento de nuestro vecino y héroe permanezca en nuestra memoria. Que Las Rozas no le olvide, y viva en el recuerdo de esta ciudad”, ha afirmado.Por su parte, el amigo de Echeverría, también emocionado, ha escrito una carta de despedida en la que ha dicho que él no sería la misma persona si no hubiera conocido a Ignacio. “Era una persona especial, una buena persona. Tenía un alma pura, era como un lago azul, no conocía la maldad ni la mentira, ni el cinismo, ni le hipocresía, ni la falsedad”, ha resaltado.Además, ha dicho que sus acciones le “brotaban del corazón”. “Un corazón que no cabía en el pecho y que le dejó de latir esa fatídica noche. Ignacio murió derrochando amor.Defendía la fe en Internet Ignacio Echeverría usaba poco su cuenta de Facebook, y casi siempre para poner fotos o vídeos de skating y monopatín. La excepción fue un mensaje de denuncia en 2012 cuando la Unión Europea presionó a Eslovaquia para que retirara sus monedas de dos euros con la cruz eslava de su bandera y la imagen de San Cirilo y San Metodio (patronos de Europa y creadores del alfabeto cirílico). En Londres, Enrique y Ana Echeverría, hermanos de Ignacio, dicen “algo muy triste y duro se está convirtiendo en algo más bonito y muy grandioso”

Ignacio Echeverría era de Acción Católica... y lo demostró con su acción ante los yihadistas
En Las Rozas, la ciudad de Ignacio Echeverría, alzan monopatines en su honor

Era muy religioso, era muy valiente, era peleón ante las injusticias, y disfrutaba de las cosas como un niño, un niño en el cuerpo de un abogado y trabajador de banca muy aficionado al monopatín. Ignacio Echeverría, que murió acuchillado por varios terroristas yihadistas en Londres el pasado sábado por la noche cuando intentaba proteger a una chica herida por ellos, era una síntesis de todas esas cosas: fe, valentía, inocencia.  Cada domingo, a misa Todos sus amigos sabían que era muy religioso, católico convencido y no faltaba nunca a misa el domingo. “Creía mucho, lo sentía mucho”, asegura otro de sus mejores amigos.Ignacio Echeverría combinaba alegría, coraje, perseverancia y sentido de la justiciaMurió enfrentándose con su monopatín a los terroristas que apuñalaban a una mujer en el puente de Londres.    Tenaz y reivindicativo Sus amigos de juventud en el skate park de Las Rozas (Madrid) explican en El Español que era tenaz y reivindicativo. Un día llegó la Policía y les desmontó las tablas que allí tenían colocadas para sus trucos. “Fuimos todos a darle el coñazo a casa del alcalde para que la Poli nos devolviera las tablas. Y surtió efecto”, recuerdan los amigos.”A la vez era justo y valiente. Alguna vez, llegaban cuatro tíos mas fuertes que querían echarnos de la pista y él se ponía en medio. Que os vayáis que vamos a patinar aquí, que os piréis. Y él no cedía, nos obligaba a que no nos fuésemos porque aquel tipo de cosas eran muy injustas. Él no se achantaba nunca”, recuerda otro de sus amigos skaters de los años de la infancia y de los primeros años de universidad. “Estos días lo estamos comentando varios amigos y coincidimos en eso. No era un macarra, pero si había que defender algo, se metía siempre”.

En El Mundo lo describe su hermano Joaquín. “Que era un hombre religioso; todos los domingos iba a misa. Que era recto; trabajó en prevención de delitos económicos y de lavado de dinero y muchas veces se jugó su trabajo para que se hicieran correctamente las cosas o por dejar por escrito su desacuerdo. Que era jovial y le gustaba hacer deporte con gente de todas las edades. Que era capaz de trasnochar para ayudar de país a país a que una sobrina suya pudiera usar la tablet que él le había regalado. Que los bonos de recompensa en el trabajo los gastaba en invitar a amigos, familiares y en regalos para los sobrinos. Que tenía doble titulación en Derecho, por la Complutense y la Sorbona [de París]. Que era muy metódico y constante. Que hablaba cuatro idiomas, español, francés, inglés, alemán, y todos con alto nivel; cuando no estaba con amigos o con familia, estudiaba idiomas. Nos llaman compañeros suyos del colegio, del instituto, de la universidad, del skate…».

Una familia numerosa y cosmopolita Nació en El Ferrol, ya que su padre, Joaquín, ingeniero, estaba destinado entonces en la central térmica de Endesa en A Pontes, donde la familia residió hasta que él cumplió los ocho años. Su madre, Ana, es abogada como él. Tenía cuatro hermanos, todos de espíritu cosmopolita, repartidos en las ciudades de Londres, París, Madrid, Santo Domingo… Los veranos los pasaban juntos en la localidad santanderina de Comillas, cuyas calles son el escenario de algunos de los vídeos que Ignacio colgaba en su canal de YouTube practicando skate o BMX, una modalidad acrobática del ciclismo. «Era un trabajador infatigable y no dudaba en enfrentarse a los jefes si algo no le gustaba», cuenta su amigo Rafael Duarte, que trabajó con él en el Banco Popular. Duarte lo describe como humilde, íntegro, muy ético, solidario y preocupado por la actualidad internacional debido a su trabajo, poco aficionado a la vida nocturna…«Ayudaba a los marginados y era muy religioso. Su tío, Antonio Hornedo, era conocido como el Obispo de los indios, un misionero que además tiene placa en el centro de Comillas», añade.Antonio Hornedo, misionero jesuita, fue efectivamente obispo de Chachapoyas, Perú, en la vertiente oriental de los Andes, de 1977 a 1991. Murió en 2006, con 90 años. Su ejemplo era importante para la familia.

Ignacio Echeverría es recibido en el Cielo por Don Pelayo y el almirante Blas de LezoSe lanzó a rescatar a su hermano en la playa En La Razón uno de sus amigos –le hizo testigo de su boda– explica que en su juventud, un día en la playa cantábrica de San Vicente de la Barquera, en un día con temporal, bandera roja y fuerte galerna, «Ignacio se metió nadando a por su hermano, que no sabía cómo volver a la playa; Ignacio era un nadador excepcional y le sacó, pero después tuvo que reconocer que casi se ahoga durante el rescate». De lo que su hermano está seguro es de que hubiera dado la vida por él.Pertenecía en Madrid a un grupo de jóvenes católicos con el que se reunía de forma semanal. Precisamente, sus férreas convicciones religiosas, señalan en su círculo más íntimo, le llevaron desde muy pronto a defender en más de una ocasión a quien veía más débil: «Cuando éramos pequeños, si veía que alguien se estaba metiendo con un niño en un bar, salía en su defensa. Era superior a sus fuerzas quedarse quieto».

Medallas y menciones para recordarlo Nada más conocerse la noticia del fallecimiento de Ignacio Echeverría, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció en Twitter que ha solicitado que se le conceda la Cruz de Plata de la Orden del Mérito Civil a título póstumo. El Ayuntamiento de Las Rozas, que ha convocado dos días de luto, también le concederá la medalla de honor de la ciudad y bautizará un nuevo parque con pista de ‘skate’ con su nombre.Ignacio Echeverría falleció en «Borough Market», junto al puente de Londres, víctima de un atentado terrorista. Pero para sus amigos fue, es y será siempre, dicen en La Razón, un «niño metido en el cuerpo de un adulto».Quizá cumplía así el mandato de Quien avisó “si no os hacéis como niños no entraréis en el Reino de los Cielos”.

El spinner, ¿símbolo para explicar la Trinidad?

El fidget spinner ha aparecido con fuerza en la recta final del curso escolar como “juguete” que muchos niños y adolescentes hacen girar sin parar. Uno de los modelos de esta nueva “peonza de mano” tiene tres brazos en torno a un eje, lo que ha inspirado al dibujante Fano a realizar un dibujo con el Spinner de la Trinidad de cara a la fiesta litúrgica del próximo domingo.

 

Si en su día San Patricio se sirvió de un trébol de tres hojas para tratar de acercar el misterio de la Trinidad, ¿será el spinner de tres brazos un nuevo símbolo del misterio del Dios Uno y Trino que es circulación de amor?

Pablo y Bernabé en Listra | Nicolás Berchem Pablo y Bernabé en Listra | Nicolás Berchem

San Bernabé, Bernabé, Espíritu Santo, Chipre, Jerusalén, San Marcos, San Marcos evangeliPrimeros Cristianossta, Iglesia Católica, Antioquía, San Pablo, Iglesia, tarso, Saulo de Tarso, saulo, el Señor, Damasco, cristianismo, juan marcos, salamina, Pafos, mago barjesus, barjesus, Perge, panfilia, derbe, Concilio de Jerusalén, San Mateo,

¿Sabes quién era San Bernabé? – Su fiesta se celebra el 11 de junio

José, más tarde llamado Bernabé, entró en la historia de la salvación con un arranque de generosidad, vendiendo un campo que poseía y poniendo el dinero de la venta a disposición de los apóstoles. Había nacido en Chipre, y pertenecía a una familia levítica. Tenía una hermana o pariente próxima en Jerusalén, llamada María, que fue precisamente la madre de San Marcos.

Los apóstoles impusieron al levita José el sobrenombre Bernabé, que significa “hijo de consolación”. Su espíritu conciliador y su simpatía de “hombre bueno y lleno del Espíritu Santo y de fe” (Act 11, 24) inspiraron ese sobrenombre.

Algunos autores, como Clemente Alejandrino y Eusebio de Cesarea, suponen que San Bernabé fue uno de los 72 discípulos de los que habla el Evangelio. En cualquier caso, Bernabé aparece en la Iglesia primitiva como una figura relevante que, sin pertenecer al grupo de los Doce, merece, al lado de San Pablo, el título de Apóstol. Su vocación al apostolado fue anterior al episodio de la imposición de manos en Antioquía, antes de partir para la misión de Chipre; Bernabé había venido de la Iglesia de Jerusalén, donde ya era una personalidad destacada. Toda su actuación lleva la impronta de la dignidad apostólica. Fue Bernabé quien tomó consigo a San Pablo, lo condujo a los apóstoles y les refirió cómo en el camino había visto al Señor, y cómo en Damasco había predicado intrépidamente en el nombre de Jesús. Bernabé buscó a Pablo en Tarso para trabajar juntos durante todo un año en la organización de la comunidad de Antioquía, a la que comenzaban a afluir los griegos o gentiles, y en la que los discípulos empezaron a llamarse “cristianos”. Ambos apóstoles subieron a Jerusalén para llevar socorros a los hermanos de la Iglesia madre, víctimas del hambre, regresando a Antioquía, “cumplido su ministerio”, trayendo consigo a Juan Marcos. Bernabé había de hacer de guía, por expresa intervención del Espíritu Santo, en una celebración litúrgica, para que el Apóstol de las gentes comenzara la misión que Cristo le había confiado, y que tenía por primer objetivo la isla de Chipre.

Los misioneros comenzaron a predicar en Salamina. Les acompañaba como auxiliar Juan Marcos, sobrino o primo de Bernabé. Comenzaron a predicar en las sinagogas, llevando Bernabé la dirección. Pero ya en Pafos, Saulo tomó la iniciativa y la palabra, y castigó con la ceguera al mago Barjesús. Terminada la misión en Chipre, los apóstoles navegaron hasta Perge de Panfilia, donde Marcos los abandonó, regresando a Jerusalén. Después de evangelizar también Derbe, regresaron a Antioquía de Siria, recorriendo en sentido inverso las regiones y ciudades evangelizadas.

Siguieron después unidos para hacer frente a los judaizantes, que querían imponer a los paganos convertidos la ley mosaica, en Antioquía y en el concilio de Jerusalén, permaneciendo luego en Antioquía “enseñando y anunciando con otros muchos la palabra de Dios”. Pero cuando Pablo propuso a Bernabé volver a visitar las comunidades establecidas en la primera misión, surgió entre ambos apóstoles una disensión, seguramente providencial, que señala el término del ministerio apostólico de Bernabé conocido con seguridad. “Quería Bernabé llevar consigo también a Juan, llamado Marcos. Pablo, en cambio, no juzgaba conveniente llevar consigo a quien se había separado de ellos desde Panfilia y no les había acompañado en la empresa. La disensión llegó al extremo de separarse el uno del otro, y Bernabé, tomando consigo a Marcos, se embarcó hacia Chipre” (Act. 15, 36-39). Aunque ignoramos el resultado de esta segunda misión, parece que Bernabé colaboró con Pablo también en Corinto.

Según los Hechos y martirio de San Bernabé apóstol, obra de Juan Marcos y compuestos en Chipre en el siglo V, Bernabé coronó su segunda misión en Chipre, siendo pronto lapidado y quemado vivo por los judíos en Salamina, hacia el año 63. Su cuerpo fue hallado en el 458 d.C., llevando en el pecho el evangelio de San Mateo, que, junto con las piedras de la lapidación, constituyen los atributos de su iconografía.

 

Las 10 actitudes a poner en práctica, según Cáritas, para el Día de Caridad

Valores y actitudes a poner en práctica

La mejor manera de responder a la llamada a ser comunidad de seres humanos iguales en derechos y dignidad, bajo el techo de la casa común que es la Creación, pasa por poner en práctica estos valores y actitudes:

1. Hacer comunidad, buscar siempre el bien común, ser participativo.
2. Compartir y vivir sencillamente.
3. Hacer un consumo responsable.
4. Ser cooperativo.
5. Tener un compromiso solidario trabajando por la justicia y los derechos para todos.
6. El dinero no rige mi vida.
7. El bien del ser humano es lo primero.
8. Afán de servicio y gratuidad.
9. Cuidado y religación con la Madre Naturaleza.
10. Cultivar la propia profundidad, la espiritualidad, la trascendencia.

Papa en misa del Corpus Christi: “¡Cuántos padres y madres se parten el pecho por sus hijos”

“Jesús se ha dejado ‘partir’, se parte por nosotros.”

Después de la misa, la procesión del Corpus Christi recorrió las calles de Roma hasta la basílica de Santa María la Mayor.
Durante la misa del Corpus Christi el Papa Francisco explicó cuál es el sentido cristiano de la expresión “partir el pan”.

 

La Visitación de María a Isabel

Estándar

 

Juan Pablo II: “Donde está María, allí está Cristo; y donde está Cristo, allí está su Espíritu Santo

Resuenan en nuestro corazón las palabras del evangelista san Lucas: “En cuanto oyó Isabel el saludo de María, (…) quedó llena de Espíritu Santo” (Lc 1, 41). El encuentro entre la Virgen y su prima Isabel es una especie de “pequeño Pentecostés”. Quisiera subrayarlo esta noche, prácticamente en la víspera de la gran solemnidad del Espíritu Santo. En la narración evangélica, la Visitación sigue inmediatamente a la Anunciación: la Virgen santísima, que lleva en su seno al Hijo concebido por obra del Espíritu Santo, irradia en torno a sí gracia y gozo espiritual. La presencia del Espíritu en ella hace saltar de gozo al hijo de Isabel, Juan, destinado a preparar el camino del Hijo de Dios hecho hombre.

Donde está María, allí está Cristo; y donde está Cristo, allí está su Espíritu Santo, que procede del Padre y de él en el misterio sacrosanto de la vida trinitaria. Los Hechos de los Apóstoles subrayan con razón la presencia orante de María en el Cenáculo, junto con los Apóstoles reunidos en espera de recibir el “poder desde lo alto”. El “sí” de la Virgen, “fiat”, atrae sobre la humanidad el don de Dios: como en la Anunciación, también en Pentecostés. Así sigue sucediendo en el camino de la Iglesia.

Reunidos en oración con María, invoquemos una abundante efusión del Espíritu Santo sobre la Iglesia entera, para que, con velas desplegadas, reme mar adentro en el nuevo milenio. De modo particular, invoquémoslo sobre cuantos trabajan diariamente al servicio de la Sede apostólica, para que el trabajo de cada uno esté siempre animado por un espíritu de fe y de celo apostólico. Es muy significativo que en el último día de mayo se celebre la fiesta de la Visitación. Con esta conclusión es como si quisiéramos decir que cada día de este mes ha sido para nosotros una especie de visitación. Hemos vivido durante el mes de mayo una continua visitación, como la vivieron María e Isabel. Damos gracias a Dios porque la liturgia nos propone de nuevo hoy este acontecimiento bíblico.

A todos vosotros, aquí reunidos en tan gran número, deseo que la gracia de la visitación mariana, vivida durante el mes de mayo y especialmente en esta última tarde, se prolongue en los días venideros. (2)

——————————————–

El misterio de la Visitación, preludio de la misión del Salvador

Catequesis de Juan Pablo II (2-X-96)

1. En el relato de la Visitación, san Lucas muestra cómo la gracia de la Encarnación, después de haber inundado a María, lleva salvación y alegría a la casa de Isabel. El Salvador de los hombres, oculto en el seno de su Madre, derrama el Espíritu Santo, manifestándose ya desde el comienzo de su venida al mundo.

El evangelista, describiendo la salida de María hacia Judea, usa el verbo anístemi, que significa levantarse, ponerse en movimiento. Considerando que este verbo se usa en los evangelios para indicar la resurrección de Jesús (cf. Mc 8,31; 9,9.31; Lc 24,7.46) o acciones materiales que comportan un impulso espiritual (cf. Lc 5,27-28; 15,18.20), podemos suponer que Lucas, con esta expresión, quiere subrayar el impulso vigoroso que lleva a María, bajo la inspiración del Espíritu Santo, a dar al mundo el Salvador.

2. El texto evangélico refiere, además, que María realiza el viaje “con prontitud” (Lc 1,39). También la expresión “a la región montañosa” (Lc 1,39), en el contexto lucano, es mucho más que una simple indicación topográfica, pues permite pensar en el mensajero de la buena nueva descrito en el libro de Isaías: “¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae buenas nuevas, que anuncia salvación, que dice a Sión: “¡Ya reina tu Dios!” (Is 52,7).

Así como manifiesta san Pablo, que reconoce el cumplimiento de este texto profético en la predicación del Evangelio (cf. Rom 10,15), así también san Lucas parece invitar a ver en María a la primera evangelista, que difunde la buena nueva, comenzando los viajes misioneros del Hijo divino.

La dirección del viaje de la Virgen santísima es particularmente significativa: será de Galilea a Judea, como el camino misionero de Jesús (cf. Lc 9,51).

En efecto, con su visita a Isabel, María realiza el preludio de la misión de Jesús y, colaborando ya desde el comienzo de su maternidad en la obra redentora del Hijo, se transforma en el modelo de quienes en la Iglesia se ponen en camino para llevar la luz y la alegría de Cristo a los hombres de todos los lugares y de todos los tiempos.

3. El encuentro con Isabel presenta rasgos de un gozoso acontecimiento salvífico, que supera el sentimiento espontáneo de la simpatía familiar. Mientras la turbación por la incredulidad parece reflejarse en el mutismo de Zacarías, María irrumpe con la alegría de su fe pronta y disponible: “Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel” (Lc 1,40).

San Lucas refiere que “cuando oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno” (Lc 1,41). El saludo de María suscita en el hijo de Isabel un salto de gozo: la entrada de Jesús en la casa de Isabel, gracias a su Madre, transmite al profeta que nacerá la alegría que el Antiguo Testamento anuncia como signo de la presencia del Mesías.

Ante el saludo de María, también Isabel sintió la alegría mesiánica y “quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno” (Lc 1,41-42).

En virtud de una iluminación superior, comprende la grandeza de María que, más que Yael y Judit, quienes la prefiguraron en el Antiguo Testamento, es bendita entre las mujeres por el fruto de su seno, Jesús, el Mesías.

4. La exclamación de Isabel “con gran voz” manifiesta un verdadero entusiasmo religioso, que la plegaria del Avemaría sigue haciendo resonar en los labios de los creyentes, como cántico de alabanza de la Iglesia por las maravillas que hizo el Poderoso en la Madre de su Hijo.

Isabel, proclamándola “bendita entre las mujeres”, indica la razón de la bienaventuranza de María en su fe: “¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!” (Lc 1,45). La grandeza y la alegría de María tienen origen en el hecho de que ella es la que cree.

Ante la excelencia de María, Isabel comprende también qué honor constituye para ella su visita: “¿De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?” (Lc 1,43). Con la expresión “mi Señor”, Isabel reconoce la dignidad real, más aún, mesiánica, del Hijo de María. En efecto, en el Antiguo Testamento esta expresión se usaba para dirigirse al rey (cf. 1 R 1, 13, 20, 21, etc.) y hablar del rey-mesías (Sal 110,1). El ángel había dicho de Jesús: “El Señor Dios le dará el trono de David, su padre” (Lc 1,32). Isabel, “llena de Espíritu Santo”, tiene la misma intuición. Más tarde, la glorificación pascual de Cristo revelará en qué sentido hay que entender este título, es decir, en un sentido trascendente (cf. Jn 20,28; Hch 2,34-36).

Isabel, con su exclamación llena de admiración, nos invita a apreciar todo lo que la presencia de la Virgen trae como don a la vida de cada creyente.

En la Visitación, la Virgen lleva a la madre del Bautista el Cristo, que derrama el Espíritu Santo. Las mismas palabras de Isabel expresan bien este papel de mediadora: “Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno” (Lc 1,44). La intervención de María, junto con el don del Espíritu Santo, produce como un preludio de Pentecostés, confirmando una cooperación que, habiendo empezado con la Encarnación, está destinada a manifestarse en toda la obra de la salvación divina (3).

(1) http://www.catholic.net
(2) (©L’Osservatore Romano – 8 de junio de 2001)
(3) (L’Osservatore Romano, edición semanal en lengua española, del 4-X-96)

FUENTE: primeroscristitanos.com

FernandoIII_30Mayo

Mayo, mes de María

Estándar

¿Cuál es el verdadero mensaje de Fátima? Descubre LOS 3 SECRETOS en la siguiente web

¿Quiénes son los dos santos más jóvenes de la historia?

¿Qué fue de la tercera pastorcilla?

f58f3a_a1b3e9f08a6e47cd81ee053899c36d3e-mv2

¿Cuándo fue el atentado de Juan Pablo II?

¿Qué le diriás este joven universitario?

tpasteur

¿Conoces la historia de la Virgen de Fátima?

AVE MARÍA DE FÁTIMA

¿Quién es Fátima? ¿Por qué se llama asi el santuario portugués? ¿Qué dicen los musulmanes de María de Nazaret?

maxresdefault

¿Qué representa la mano de Fátima? Dibújala.
mama camino

mayo-mes-de-maria

Si hay un tiempo para la alegría, es la Pascua. Durante  días, nos alegramos, junto a  María, por la resurrección de su Hijo Jesucristo. Por ello el Angelus (consagración del día a Dios por medio de María) es sustituido por el Regina Coeli (felicitación a María por la resurrección de su Hijo) durante la Pascua ¿Qué dicen estos dos cantos de María?

25 marzo

Para saber más, consulta este enlace

mariavirgenyloscatolicostable100

Los orígenes de la devoción a la Virgen

Los orígenes de la devoción a la Virgen“Desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada” (Lc 1, 48)

Como han puesto en evidencia los estudios mariológicos recientes, la Virgen María ha sido honrada y venerada como Madre de Dios y Madre nuestra desde los albores del cristianismo. En los tres primeros siglos la veneración a María está incluida fundamentalmente dentro del culto a su Hijo. Un Padre de la Iglesia resume el sentir de este primigenio culto mariano refiriéndose a María con estas palabras: «Los profetas te anunciaron y los apóstoles te celebraron con las más altas alabanzas». De estos primeros siglos sólo pueden recogerse testimonios indirectos del culto mariano. Entre ellos se encuentran algunos restos arqueológicos en las catacumbas, que demuestran el culto y la veneración, que los primeros cristianos tuvieron por María.

Tal es el caso de las pinturas marianas de las catacumbas de Priscila: en una de ellas se muestra a la Virgen nimbada con el Niño al pecho y un profeta (quizá Isaías) a un lado; las otras dos representan la Anunciación y la Epifanía.

Todas ellas son de finales del siglo II. En las catacumbas de San Pedro y San Marceliano se admira también una pintura del siglo III/IV que representa a María en medio de S. Pedro y S. Pablo, con las manos extendidas y orando. Una magnífica muestra del culto mariano es la oración “Sub tuum praesidium” (Bajo tu amparo nos acogemos)  que se remonta al siglo III-IV, en la que se acude a la intercesión a María.

En la liturgia eucarística hay datos fidedignos mostrando que la mención venerativa de María en la plegaria eucarística se remonta al año 225 y que en las fiestas del Señor -Encarnación, Natividad, Epifanía, etc.- se honraba también a su Madre. Suele señalarse que hacia el año 380 se instituyó la primera festividad mariana, denominada indistintamente «Memoria de la Madre de Dios», «Fiesta de la Santísima Virgen», o «Fiesta de la gloriosa Madre».

El testimonio de los Padres de la Iglesia

Fue concebido y engendrado por Santa María; esta concepción fue virginal, y esta virginidad pertenece a uno de esos misterios ocultos en el silencio de Dios.

Se trata de un paralelismo que servirá de hilo conductor a la más rica y  constante teología mariana de los Padres.

La verdad de la maternidad divina quedó definida como dogma de fe en el Concilio de Efeso del año 431.

 Después de la definición dogmática de la maternidad divina en el Concilio de Efeso (431), la prerrogativa de santidad plena se va consolidando y se generaliza el título de “toda santa” –panaguía-. En el Akathistos se canta “el Señor te hizo toda santa y gloriosa” (canto 23).
 Así sucede concretamente en temas relativos a la Dormición, a la Asunción de la Virgen, a la total ausencia de pecado (incluido el pecado original) en Ella, o a su cometido de Mediadora y Reina. Debemos citar especialmente a S. Modesto de Jerusalén, a S. Andrés de Creta, a S. Germán de Constantinopla y a S. Juan Damasceno como a los Padres de estos últimos siglos del periodo patrístico que más profundizaron en las prerrogativas marianas.Fuente: www.primeroscristianos.com
Emocionante video en el que escuchamos la antiquísima oración «Bajo tu amparo», rezada desde los primeros siglos del cristianismo para pedir a la Teothokos, a la Madre de Dios, su amparo y protección.

La Hna. María de Guadalupe Rodrigo, llamada por los cristianos perseguidos de Siria «su embajadora», canta en árabe este conmovedora oración.  Las imágenes que acompañan al canto corresponden a la consagración al Inmaculado Corazón de María de la castigada ciudad de Alepo (Siria), que tuvo lugar el pasado 13 de mayo de 2017.

“Proyecto Despierta” te invita a rezar con y por los cristianos perseguidos, en sus idiomas de origen. Pidamos por todos los cristianos perseguidos, para que, mirando a Santa María, perseveren firmes en la defensa de su fe en Cristo.

https://www.eukmamie.org

Santiago el Menor y Felipe

Estándar

Santiago, pariente del Señor, hijo de Alfeo, rigió la Iglesia de Jerusalén; escribió una carta canónica ; llevó una vida de gran mortificación y convirtió a la fe a muchos judios. Murió mártir en el año 62. FUENTE: primeros cristianos

Benedicto XVI constató la relación inseparable que une al cristianismo con el judaísmo durante su intervención en la audiencia general de el miércoles 28 de junio de 2006, en la que reflexionó sobre la figura del apóstol Santiago el Menor.

Autor de una de las cartas del Nuevo Testamento, Santiago el Menor, como reconoció el Papa, ha pasado a la historia por su intervención en el Concilio de Jerusalén, en pleno debate entre los apóstoles sobre si los gentiles (no judíos) debían someterse a la ley de Moisés para seguir a Cristo.

Según la propuesta, aceptada por todos los apóstoles presentes, que ha quedado recogida en el libro de los Hechos de los Apóstoles, no era necesario someter a la circuncisión a los gentiles que creyeran en Jesucristo, sólo se les debería pedir que se abstuvieran de la costumbre idolátrica de comer carne de animales ofrecidos en sacrificio a los dioses, y de la «impureza», término que probablemente aludía a las uniones matrimoniales no permitidas.

«En la práctica, se trataba de aceptar sólo pocas prohibiciones de la legislación de Moisés, consideradas importantes», explicó el Papa.

De este modo, según siguió diciendo, «se alcanzaron dos resultados significativos y complementarios, ambos todavía hoy válidos».

Por una parte, aclaró, «se reconoce la relación inseparable que une al cristianismo con la religión judía, como su matriz perennemente viva y válida; por otra, se permitió a los cristianos de origen pagano conservar la propia identidad sociológica, que hubieran perdido si hubieran sido obligados a observar los llamados “preceptos ceremoniales” de Moisés».

«En definitiva –constató–, comenzaba una práctica de recíproca estima y de respeto, que, a pesar de las dolorosas incomprensiones posteriores, buscaba por su propia naturaleza salvaguardar lo que era característico de cada una de las dos partes».

San Isidoro de Sevilla

Estándar

Asegura Benedicto XVI al presentar la figura de san Isidoro de Sevilla

“Amar al prójimo en la acción como se debe amar a Dios con la contemplación”

San Isidoro de Sevilla (560-636), fue arzobispo de dicha ciudad, sucediendo a su hermanoSan Leandro. Luchó contra la herejía arriana, todavía muy extendida entre los visigodos. Escritor insigne, convocó y presidió numerosos concilios, contribuyendo decisivamente alflorecimiento de la vida religiosa en España.Fue definido por el Concilio de Toledo en el año 653 como “Gloria de la Iglesia Católica“.

FUENTE: primeros cristianos CIUDAD DEL VATICANO

El Papa Benedicto XVI dedicó la catequesis de la Audiencia General del miércoles 18 junio 2008 a San Isidoro de Sevilla, doctor de la Iglesia, y a la luz de sus enseñanzas, señaló que “como se debe amar a Dios con la contemplación, se debe amar al prójimo con la acción”.

Con su “realismo de pastor verdadero” Isidoro de Sevilla propone una síntesis entre la vida contemplativa y activa inspirada en el ejemplo de Cristo, que “durante el día ofrecía signos y hacía milagros en la ciudad, pero mostró la vida contemplativa cuando se retiraba a la montaña y pernoctaba en oración”, indicó el Papa en la Plaza de San Pedro antes unas once mil personas.

“Creo que esta síntesis de una vida que busca la contemplación y el diálogo con Dios en la oración y la lectura de la Sagrada Escritura y la acción al servicio de la comunidad, del prójimo, es la lección que el gran obispo de Sevilla nos deja a los cristianos de hoy, llamados a dar testimonio de Cristo al inicio de un nuevo milenio”, indicó.

Vida

San Isidoro de Sevllia (560-636), fue definido por el Concilio de Toledo en el año 653 como “Gloria de la Iglesia Católica”.

Isidoro, amigo del Papa Gregorio Magno, era el hermano menor de San Leandro, Obispo de Sevilla, al que sucedió en esa sede episcopal, explicó el Papa, recordando que en aquella época “los visigodos, bárbaros y arrianos, invadiendo la península ibérica se habían apropiado de los territorios pertenecientes al Imperio romano” que “era necesario conquistar al catolicismo”.

Bajo la guía de su hermano, el Santo se educó en la disciplina y el estudio. Su casa contaba con una nutrida biblioteca repleta de textos clásicos, paganos y cristianos. Por eso, sus obras “abarcan un conocimiento enciclopédico de la cultura clásica pagana y un profundo conocimiento de la cultura cristiana“.

“En su vida personal Isidoro experimentó un conflicto interior permanente entre el deseo de soledad, para dedicarse únicamente a la meditación de la Palabra de Dios y las exigencias de la caridad hacia los hermanos, de cuya salvación se sentía encargado como obispo”, agregó.

En su juventud conoció el exilio, “poseía un gran entusiasmo apostólico y experimentaba la emoción de contribuir a la formación de un pueblo que reencontraba por fin su unidad, tanto en ámbito político como religioso, con la conversión providencial del arrianismo al catolicismo del príncipe heredero, Hermenegildo”.

“No hay que minusvalorar -aclaró Benedicto XVI- la enorme dificultad de hacer frente de forma adecuada a problemas muy graves, como las relaciones con los herejes y con los judíos. Toda una serie de problemas que resultan también hoy muy concretos, si pensamos en lo que sucede en algunas regiones donde parecen replantearse situaciones muy parecidas a las de la península ibérica en el siglo VI”.

En San Isidoro hay que admirar “su preocupación por no dejar de lado nada de lo que la experiencia humana produjo en la historia de su patria y del mundo. No hubiera querido perder nada de lo que el ser humano aprendió en la antigüedad, pagano, hebreo o cristiano que fuera”.

Por otra parte, el santo “percibe la complejidad en la discusión de los problemas teológicos y propone a menudo, con agudeza, soluciones que recogen y expresan la verdad cristiana completa“.

1nobuscoenefectoentenderparacreersinoquecreoparaentenderpuesc_62_sananselmodecanterbury.jpg

San Marcos

Estándar

 descarga

FUENTE: primeros cristianos

San Marcos era pariente de Bernabé. Con él acompañó a San Pablo en su primer viaje apostólico, y estuvo a su lado posteriormente en Roma. En Roma pasó también mucho tiempo junto a San Pedro. En su evangelio expuso con fidelidad, inspirado por el Espíritu Santo, la doctrina del Príncipe de los Apóstoles. La Iglesia de Alejandría le reconoce como su evangelizador y primer obispo. Desde Alejandría fueron trasladadas sus reliquias a Venecia, donde se le venera como Patrono. INVESTIGA ACERCA DEL SÍMBOLO DE MARCOS.

En los escritos del Nuevo Testamento aparece un personaje, importante en la Iglesia apostólica, que unas veces es llamado Juan, otras Juan Marcos y otras Marcos solamente. Por la simple lectura del Evangelio se ve que se trata de la misma persona. Nada tiene de extraño que un judío usase dos nombres: uno hebreo Juan y otro latino helenizado Juan Marcos, máxime si procedía de provincias del Imperio romano. En San Marcos, como en San Pablo, el nombre romano terminó por imponerse sobre el hebreo.

Vida

San Marcos era hijo de María, viuda al parecer, de alta posición, en cuya casa se reunía la primitiva iglesia de Jerusalén. Una antigua tradición nos atestigua que es la misma casa en la que el Señor celebró la Última Cena e instituyó la Eucaristía, y que el hombre que llevaba el cántaro era el propio Marcos, detalle conservado por el evangelista y usado también por San Lucas.

También parece que “el muchacho que seguía (al grupo del prendimiento) cubierto con una sábana” era el propio Marcos que guarda este dato como íntimo recuerdo personal. De ser así, Getsemaní debió pertenecer al patrimonio de la familia. Era primo de Bernabé, una de las grandes figuras de la primitiva Iglesia y, al ser Bernabé levita y de Chipre, es natural que Marcos perteneciese a la colonia chipriota de Jerusalén y que fuese levita, como su primo. Así lo cree el Prólogo de Prisciliano.

La actividad evangélica de San Marcos la inicia con Bernabé y Pablo, quienes cumplido su ministerio de llevar subsidios a la iglesia de Jerusalén, se volvieron a Antioquía llevándose consigo a Marcos. Enviados de nuevo Bernabé y Saulo a la misión, para la que les había llamado el Espíritu Santo, embarcaron rumbo a Chipre donde predicaron en las sinagogas, teniendo a Marcos como auxiliar o diácono y una vez evangelizada la isla, al zarpar Pablo y los que con él estaban de Pafos a Perge de Pamfilia, Marcos se separó de ellos y se volvió a Jerusalén.

Cuando más tarde Pablo y Bernabé visitaron las comunidades evangelizadas, Bernabé quiso llevar consigo a Marcos pero Pablo se opuso, pues no olvidaba que no les había acompañado a Pamfilia. Como la divergencia de criterios fue irreductible, ambos se separaron en la tarea misional y “Bernabé tomando consigo a Marcos se embarcó para Chipre”. Los acontecimientos posteriores indican una plena reconciliación de San Pablo con Marcos.

Unos diez años más tarde encontramos a Marcos en Roma como intérprete de San Pedro y, un poco después, como escritor de su evangelio, según lo presenta la tradición. Su relación debía de ser muy antigua. Sabemos que liberado Pedro por el ángel, se dirigió a la casa de María, la madre de Marcos, donde era muy familiar. Tal testimonio, junto con los datos de la tradición, hace suponer que Marcos se hallaba en Roma como intérprete de Pedro antes de que llegara San Pablo, con el que, olvidadas las diferencias de la primera separación, ahora le sirve como auxiliar, de consuelo y de gran utilidad para el ministerio. En Roma, hacia el año 60, debió de escribir el Evangelio conocido en la tradición como Evangelio según San Marcos.

Consta que tuvo que visitar la Iglesia de Colosas y que San Pablo le recomendó a los colosenses: “hacedle buena acogida”. No sabemos si realizó tal visita; pero sí que estaba en Oriente y por aquellas tierras, pues Timoteo al parecer en Éfeso, recibe este encargo de San Pablo: “procura venir pronto… y a Marcos, tráele, que me va a ser útil para el ministerio”.

Alejandría y Venecia

Probablemente murió en el año 68 d.C., de muerte natural, según una relación, y según otra, como mártir, en Alejandría de Egipto. Los Hechos de San Marcos, un escrito de mitad del siglo IV, refieren que San Marcos fue arrastrado por las calles de Alejandría, atado con cuerdas al cuello.

Después lo llevaron a la cárcel y al día siguiente le volvieron a aplicar el mismo martirio hasta que falleció. Luego echaron su cuerpo a las llamas, pero los fieles lograron sacarlo y evitar su destrucción.

De Alejandría fueron trasladadas sus reliquias a Venecia el año 825, cuya República lo adoptó como celestial patrono, erigiendo en su honor la maravillosa Basílica de San Marcos, y tomando el símbolo del evangelista (el león alado con el libro del Evangelio) como su escudo, que esculpió en todos sus monumentos y posesiones.

San Jorge, patrón de Aragón

Estándar

fotonoticia_20150423141642_800

¿CÓMO SE CONVIRTIÓ EN EL PROTECTOR DE ARAGÓN?

¿POR QUÉ LA ROSA Y EL LIBRO?

La tradición de san Jorge llegará a Occidente desde Siria en el siglo XI por medio de la difusión de los propios Cruzados en su peregrinar. Pero cuando realmente se populariza es en el s.XIII cuando el dominico Santiago de La Vorágine incluye la vida del santo, y la leyenda del dragón en una compilación de relatos conocida como La Leyenda Dorada.

Página de La Leyenda Áurea. FUENTE: Arquehistoria.

Con la Leyenda dorada se inauguraba un nuevo género de relato fantástico, de caballeros, dragones, castillos, encantamientos  y princesas.

“Rey y pueblo se convirtieron y, cuando todos los habitantes de la ciudad hubieron recibido el bautismo, San Jorge, en presencia de la multitud, desenvainó su espada y con ella dio muerte al dragón”San Jorge es el héroe que se enfrenta a la bestia (símbolo del mal) y libera a la doncella con su espada, venciendo al dragón, clavándole la espada en el corazón, de cuya sangre nació una rosa, de ahí vendría la costumbre de regalar una rosa el día de San Jorge.

 

El cristianismo de San Jorge.

Después de unos años en el ejército romano, San Jorge se da cuenta que su verdadero ejército es el de Jesucristo, reparte sus bienes entre los pobres, renuncia a su carrera militar y se enfrenta a las autoridades romanas. Es de destacar que las actas del martirio de nuestro santo se perdieron y solamente podemos saber algo de ellas a partir de la tradición popular. Por tanto, nos encontramos ante el hecho que, pese a existir históricamente un martirio de San Jorge, no se pueden tomar como históricas tales tradiciones. De todas formas, dichas narraciones son un símbolo de los ideales y de las convicciones de aquellos cristianos que lo dieron todo por su fe en Jesucristo. San Jorge sufrió el martirio en la actual ciudad de Lod (Israel) a principios del año 300 en tiempo de los emperadores Diocleciano y Maximiliano. Fue el mismo Santiago de la Vorágine que en su obra “La Leyenda dorada” difundió el martirio de San Jorge.

¿Qué nos enseña el martirio de San Jorge?

Como en tantos otros relatos populares de martirios, detrás de lo que son lagunas históricas, se oculta la intuición de verdades muy profundas. Así, en el caso del martirio de San Jorge, aparece con mucha claridad, por un lado, la dimensión evangelizadora de su testimonio, y, por el otro, el ejemplo de caridad ardiente que muestra con su conducta. Joan Llopis, en el libro “San Jorge” lo explica muy acertadamente:

“El martirio es, ciertamente, un testimonio de la fe. Pero es, sobre todo, un testimonio de la caridad. La biografía popular de San Jorge se complace en destacar el hecho de la generosa distribución de los bienes a los pobres que el invicto mártir lleva a cabo antes de dedicarse a la defensa pública de la fe cristiana. Es un modo plástico de insistir en una verdad que siempre ha formado parte del núcleo esencial del mensaje cristiano: no se puede separar la fe en Dios y el amor práctico y concreto a los hermanos”.

DIBUJA LA CRUZ DE SAN JORGE. ¡Está en la bandera de Aragón!

En las estampas que se difunden sobre el santo, hay un detalle que no nos puede pasar por alto: el escudo. En él, hay una cruz roja sobre fondo blanco. En otras estampas, sale representada en el escudo del santo caballero. Esta cruz es la conocida “Cruz de San Jorge” y figura en muchas representaciones gráficas de Jesucristo resucitado, donde sale victorioso del sepulcro: “Cristus Rex”. Si hacemos un estudio del tema, podemos decir que la cruz, símbolo de derrota y de muerte, se convierte en el caso de Cristo y de sus mártires, en signo de victoria y de vida. En este caso, la cruz es signo de victoria. Hay algunos teólogos, que aprovechando que la fiesta de San Jorge cae siempre dentro del tiempo pascual, relacionan la muerte pascual del mártir con la muerte pascual de Jesús.Recordamos a san Jorge en la luz de la primavera y de la Pascua, como ejemplo en el combate contra todo dolor y toda esclavitud.

FUENTE: SANTOSPEDIA

postal5_quijote

 

La Biblia en el Quijote

ELIGE UNA DE LAS SIGUIENTES FRASES DEL QUIJOTE

índiceimages6b61d6fb02d66daff46f0c249f1a686f

c5b55920dd742263c832af8611a19a2e

images

“En fin, llegó el final de don Quijote, después de haber recibido todos los sacramentos. El escribano dijo que nunca había leído que ningún caballero andante hubiera muerto en su cama, tan sosegada y cristianamente como don Quijote, el cual, entre compasiones y lágrimas de los que allí estaban, dio su espíritu, quiero decir, que se murió”.  “Yo, William Shakespeare, en perfecta salud y memoria, Dios sea loado, encomiendo mi alma a Dios, mi creador, esperando y sin duda creyendo, por muchos méritos, que Jesucristo, mi salvador me permita compartir la vida eterna”  23 de Abril de 1616 COMENTA EL FINAL DEL QUIJOTE Y LAS ÚLTIMAS PALABRAS DE WILLIAM SHAKESPEARE.

canvas

Cervantes-Shakespeare_LRZIMA20160210_0036_11