thump_2772281sin-ttulo1

“EN EL OCASO DE NUESTRAS VIDAS, SEREMOS EXAMINADOS EN EL AMOR” (San Juan de la Cruz)
El juicio final

Juicio Final (Mt 25, 31-46) Miguel Ángel (Capilla Sixtina) Haz click para interpretarlo

Pieter_Brueghel_de_Jonge_-_De_zeven_werken_van_barmhartigheid-810x592Las obras de misericordia (Pieter Brueghel, el joven). ¿Cuáles has reconocido? PISTA:

El Catecismo define las obras de misericordia como “acciones cristianas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidad corporales y espirituales” (CIC, 2447) y el Compendio del Catecismo, lista como obras de misericordia corporales: el visitar y cuidar a los enfermos, dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, dar posada al peregrino, vestir al desnudo, redimir al cautivo, enterrar a los muertos. Como obras de misericordia espirituales, encontramos: enseñar al que no sabe, dar bueno consejo al que lo necesita, corregir al que yerra, perdonar las injurias, consolar al triste, sufrir con paciencia los defectos del prójimo, rogar a Dios por vivos y muertos.

LAS OBRAS DE MISERICORDIA PINTADAS POR MURILLO FUENTE: blogs.unir.net

Este año se celebra en la Iglesia el Año de la Misericordia. Aunque es la primera vez que se celebra un año así, el  tema de la misericordia tiene raíces muy antiguas. Una prueba es el arte. Y una prueba dentro del arte, es Murillo.

Hacia 1670, Miguel Mañara, hermano mayor del Hospital de la Caridad de Sevilla, encargó a Murillo seis cuadros que representaran obras de misericordia corporales destinados a la iglesia del Hospital.

Las obras de misericordia, es decir, las buenas obras que intentan paliar el dolor o la carencia del prójimo, estrictamente, son catorce: 7 corporales y 7 espirituales. Las 7 corporales son las siguientes: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, acoger al peregrino, cuidar a los enfermos, visitar a los presos y enterrar a los muertos. Como la actividad principal del Hospital era enterrar a los muertos, esa obra de misericordia se representó en el Santo Entierro que Pedro Roldán realizó para el Retablo Mayor. Las otras 6 fueron las que realizó Murillo. Probablemente según las indicaciones de Mañara, estas escenas no fueron representadas “en abstracto”, sino tomando escenas de Antiguo y el Nuevo Testamento que reflejaban cada una de las obras citadas. El resultado fue éste:

  1.  Dar de comer al hambriento: esta obra fue representada con la Multiplicación de los panes y los peces. En este milagro del Nuevo Testamento vemos a Jesús, en el lado izquierdo, bendiciendo cinco hogazas de pan, mientras una colorida muchedumbre se sienta a lo largo de una pradera. Es interesante el realismo en la representación de los panes y, sobre todo, de los peces, brillantes y acerados. Y también el realismo de los personajes, que más que del s. I d.C. parecen personajes populares de la Sevilla de la época, incluidas las dos mujeres situadas en la derecha, una anciana y una joven, que son las únicas que miran directamente el milagro, cómo si pensaran: “yo no me quedo sin enterarme de qué está pasando ahí”.

Murillo1

2. Dar de beber al sediento: en este caso, se representa a Moisés sacando agua del monte Horeb para dar de beber al pueblo de Israel. La distribución es parecida: el agua brota de un saliente rocoso en torno al cual se agita una muchedumbre de personajes populares sevillanos (incluido un perro a la derecha, tan sediento como el resto), llevando cántaros de alfarero, jarros de peltre y vasos de cristal que parecen representar toda la variedad de la artesanía sevillana. El niño subido en un caballo, a la izquierda, recuerda a uno de los niños mendigos habituales en cuadros de Murillo. Solo Moisés, cuya cabeza irradia luz y está abstraído en oración, y su hermano Aarón, vestido de Sumo Sacerdote, ponen un punto solemne a la festiva escena.

Murillo2

4. Curar al enfermo: se representa con el milagro de La curación del paralítico en la piscina de Siloé, contado por San Juan. En este cuadro me parece interesante cómo tenemos tres ambiente diferenciados: el celestial, con sus nubes arremolinadas y un ángel flotante irradiando luz dorada, el clásico, con esos pórticos acolumnados con sus balaustradas, y el primer plano, modesto, humilde, pobre, con ese paralítico de cuerpo nervudo y enflaquecido con su jarra rota y su plato desportillado. El perro es bastante similar al que veíamos en el cuadro anterior y San Juan, por su parte, parece un joven hidalguillo sevillano, con su bigote y su capa de terciopelo rojo.

Murillo4

5. Vestir al desnudo: para esta escena, Murillo representa La llegada del hijo pródigo, que es abrazado por su padre. Llama la atención la calidez de la figura del padre: tostado por el sol (el evangelio dice que todos los días esperaba en el camino el regreso de su hijo), cubierto con un manto rojo intenso muy amplio, que le da un aire monumental. En la parte izquierda volvemos a tener el punto popular de un labrador con su risueño hijo, mientras que en la derecha dos jóvenes de cuidado bigote nos llevan de nuevo a la Sevilla del siglo XVII, aunque de un estrato menos popular. Como la finalidad de la obra de misericordia son los vestidos, el énfasis se pone en la bandeja con ropajes, donde se ha cuidado especialmente la textura de la seda y el raso. El perrillo blanco está presente en otros cuadros de Murillo, como la Sagrada Familia del Pajarillo.

Murillo3

6. Hospedar al peregrino: es una de las escenas más sobrias, sin casi detalles populares, salvo la cesta colgada de la rama del árbol. Representa el momento en que Abraham, junto a la encina de Mambré, hospeda a tres peregrinos que resultan ser ángeles que se dirigen a Sodoma y Gomorra para destruirlas.

Angeles_4

7. Visitar a los presos: en este caso se representa a San Pedro siendo liberado de la cárcel por un ángel, una escena contada en los Hechos de los apóstoles. Aunque también muy sobrio, el cuadro resulta impresionante por su tratamiento de la luz: esa luz dorada que irradia el ángel, que mantiene en penumbras a los guardianes que custodian a san Pedro iluminando a ésta para enseñarle el camino.

Murillo6

 Fuente de las imágenes: aznalfarache.blogspot.com.es

Al igual que estos artistas, trata de realizar un dibujo, una canción o un poema que, hoy en día, puedan servir para expresar la misericordia.

Anuncios